El principal indicador de la bolsa española, el Ibex-35, sumará en 2008 su sexto año consecutivo al alza, según Banco Urquijo, que estima que el índice cerrará el próximo ejercicio en el entorno de los 17.000 puntos, lo que frente a los niveles actuales supone una revalorización del 11%. Ante la incertidumbre económica, el banco apuesta por invertir en valores grandes, de alta capitalización, diversificados y de gran liquidez, como Telefónica, y descarta sectores como el financiero, que es castigado de forma indiscriminada y que en España deberá hacer frente, entre otros factores, a la caída inmobiliaria.
En rueda de prensa, el director de análisis de la entidad, Antonio Zamora, pronosticó que el primer trimestre de 2008 será "difícil" y los mercados de renta variable estarán marcados por la volatilidad e incertidumbre porque persistirá el deterioro de la economía global y, en especial, de la estadounidense. A esta amenaza, hay que sumar la crisis crediticia y el repunte de la inflación, apuntó Zamora, que estimó que, a pesar de estas tres circunstancias las bolsas volverán a sumar un año en positivo tras sufrir una corrección en el primer trimestre. Según Banco Urquijo, aunque el riesgo de recesión en Estados Unidos es alto, de producirse será "suave y corta", de forma que el año finalizará con un crecimiento del 1,5% frente al 2,1% de 2007. La Eurozona moderará su crecimiento en cerca de un punto, del 2,6 al 1,8%, mientras que en España la perspectiva de desaceleración económica es "bastante clara", dijo Zamora, que señaló que el PIB español aumentará en 2008 entorno al 2,5% frente al 3,8% que se prevé que crezca este año. Respecto a la inflación, aseguró que es la amenaza que menos preocupa a Urquijo, ya que consideran probable que en los próximos meses bajen las tasas interanuales tras neutralizarse el repunte de las materias primas, en especial del petróleo, que debería estabilizarse entre los 75 y los 85 dólares el barril. En cuanto a los tipos de interés, la entidad estima que a pesar de que el Banco Central Europeo amenaza con subirlos para controlar la inflación, los mantendrá estables e incluso los podría bajar un mínimo de un cuarto de punto, hasta el 3,75%; en tanto que la Reserva Federal de los Estados Unidos los podría recortar más allá del 3,5%. En lo que respecta a las bolsas, la analista de Banco Urquijo Patricia García señaló que la volatilidad y desconfianza que prevén para el primer tramo del año llevan a recomendar "cautela" y a dar un perfil defensivo a la cartera de inversión. La entidad, que prefiere la bolsa europea a la española porque la economía del país más se desacelerará y porque lleva cinco años de fuertes repuntes recomienda sobreponderar energía, consumo cíclico y telecomunicaciones e infraponderar los sectores financiero, farmacéutico, industrial y materiales. Entre sus valores favoritos se sitúan Telefónica, France Telecom, Eni, Total, Iberia, Vivendi, Philips, E.ON, Allianz y Arcerlor Mittal. En cuanto a la banca, Urquijo descarta invertir en ella porque la crisis crediticia aún está viva y cualquier noticia negativa al respecto podría castigar de forma indiscriminada a las entidades. Además, en el caso de España, el sector se verá afectado por el encarecimiento del endeudamiento y la caída del sector inmobiliario, lo que afectará en mayor medida a la banca mediana, mientras que BBVA y Santander se comportarán mejor gracias a su diversificación.