La filial de Telefónica en el Reino Unido, O2, pagará a la estadounidense Apple un mínimo de 60 euros anuales por los ingresos generados por el uso de cada iPhone, de acuerdo con las condiciones acordadas con la propietaria de ese móvil. Fuentes de O2 han confirmado que su contrato les obliga a pagar al gigante informático una cifra muy próxima al 10% del dinero recaudado por las llamadas y los mensajes enviados con el teléfono. Los clientes que quieran comprar un iPhone en el Reino Unido tendrán que firmar un contrato mínimo de 35 libras (50 euros) mensuales y 18 meses de permanencia con la filial de Telefónica, que incluye 200 minutos de llamadas a cualquier operadora británica y 200 mensajes de texto.