Telefónica también pone hoy sus cuentas sobre la mesa. La operado presidida por César Alierta anuncia un aumento del 9,4% de su beneficio durante el primer semestre de 2010, unos datos en los que mucho han influido los buenos resultados obtenidos en Latinoamérica. Se confirman así todos los objetivos financieros hasta 2012.
Telefónica sigue creciendo. La firma presidida por César Alierta ha anunciado unos ingresos de 29.053 millones de euros entre enero y junio, un 5,4% más con respecto a la cifra del mismo periodo 2009, mientras que el resultado operativo antes de amortizaciones (Oibda) se mantuvo prácticamente plano en los 10.905 millones de euros.

En España Telefónica registró unos ingresos de 9.321 millones de euros, un 4,5% menos, mientras que el Oibda descendió un 9,5%, hasta los 4.377 millones de euros en el primer semestre del año.

En el resto de Europa, el grupo ingresó 7.278 millones de euros, un 10,8% más, y obtuvo un Oibda de 2.035 millones de euros, un 8,3% más. El grupo resaltó que durante el periodo ha reforzado su posicionamiento competitivo tras la adquisición de espectro en Alemania mediante una inversión de 1.379 millones de euros.

Por su parte, los ingresos de la compañía en Latinoamérica crecieron un 10,2%, hasta los 12.063 millones de euros, con un Oibda de 4.490 millones de euros, un 6,1% más. Telefónica Latinoamérica y Europa aportan el 67% de los ingresos del grupo y el 60% del Oibda.

Reitera objetivos hasta 2012

La compañía confirmó sus objetivos para 2010 y para 2012, así como el compromiso de repartir un dividendo de 1,4 euros en 2010 y de, al menos, 1,75 euros por título en 2012.

La deuda financiera neta de Telefónica se sitúa en 48.412 millones de euros. En la primera mitad del año 2010, la actividad de financiación de la compañía, sin tener en cuenta la actividad de corto plazo, superó los 5.400 millones de euros y se centró principalmente en prefinanciar los vencimientos de su deuda a 2011.

La compañía precisó, que a cierre del primer semestre, el peso de obligaciones y bonos dentro de la deuda financiera consolidada se sitúa en el 67% frente al 33% que representa la deuda con instituciones financieras.