Desde la publicación del informe del mercado laboral estadounidense de enero, los temores de inflación han ido en aumento. Algunos incluso culpan a los riesgos inflacionistas de la reciente corrección en el mercado de acciones. Pero no todos los mercados están tan preocupados.

Tome los bonos del Tesoro americano: después de tocar el 2% en septiembre de 2017, los rendimientos de los bonos a 10 años se han incrementado en aproximadamente 90 puntos básicos. Sin embargo, este aumento fue impulsado principalmente por el aumento de los rendimientos reales, que comúnmente se toman como un indicador de las expectativas de crecimiento. Un repunte de la inflación también ha contribuido, pero en un grado mucho menor. El Bunds alemán ofrece una imagen muy similar, como lo muestra nuestro "Gráfico de la semana". Para Oliver Eichmann, Co-Head EMEA Fixed Income de Deutsche Asset Management, el mercado de bonos tiene un mensaje: por ahora, el repunte de los rendimientos refleja un crecimiento más fuerte y no tanto un aumento de la inflación.

El mensaje más importante, sin embargo, es no leer demasiado en la publicación de un solo dato, como el crecimiento mensual en los ingresos por hora de EE. UU. Como lo señalamos anteriormente, las expectativas de inflación, derivadas de valores vinculados a la inflación, han aumentado constantemente durante más de dos años. Esto es coherente con nuestro caso base de una aceleración moderada. Con el mercado laboral de los EE. UU. tan ajustado como lo ha estado durante un tiempo, no era prudente ignorar los riesgos de inflación antes de la reciente corrección del mercado. Sobre la base de los datos hasta ahora, sería igualmente imprudente esperar una rápida aceleración. Por ahora, las expectativas de inflación parecen estar bien ancladas. Hasta que eso cambie, creemos que uno debe mantener la calma, pero vigilante.