El Ibex 35 consiguió ganar el órdago a la volatilidad y al calor de Wall Street terminó con un avance del 0,51% para arrancar mañana desde los 13.663 puntos. En el parqué americano los buenos resultados de Boeing y los inventarios semanales de crudo, mejor de lo esperado, animaron la sesión al otro lado del Atlántico y por ende en nuestro país. Una jornada en la que los bancos perdieron fuelle por los resultados de Banco Popular, las malas cifras de Ambac y las advertencias de S&P en relación a las condiciones difíciles a las que se enfrentan los bancos europeos en el corto plazo. Jornada de ganancias generalizadas en el resto de plazas del Viejo Continente mientras el petróleo brent moderó su precio tras el dato de inventarios –ronda los 116 dólares- y un euro se cambió por 1,5895 dólares.
Las cosas no son como empiezan sino como terminan. La máxima del refranero se cumplió en la sesión de hoy en la que parecía que el selectivo español cerraría la jornada vestido de rojo. El buen tono de Wall Street al calor de los resultados de Boeing y del dato de inventarios de crudo, mejor de lo esperado, contagió al parqué español que finalizó la sesión con un repunte del 0,51% hasta los 13.663 puntos. El sector financiero volvió a sufrir la desconfianza que aún reina entre los inversores, apuntalada además por la agencia Standard & Poor's. Y es que según ha puesto de manifiesto algunos de los principales bancos europeos se tendrán que enfrentar a corto plazo a unas condiciones "particularmente difíciles", lo que implicará una presión a la baja sobre sus calificaciones crediticias. Las cifras de Banco Popular no convencieron ni de lejos al mercado, obtuvo un beneficio neto atribuido de 322,51 millones de euros en el primer trimestre, lo que supone un incremento del 12,1% respecto al mismo periodo del año anterior. Los analistas sin embargo esperaban un crecimiento del 16% por lo que sus títulos han estado entre los más castigados, cedieron un 2,84%. En el sector pintaron, un día más, bastos. La monoline Ambac presentó al otro lado del Atlántico unos resultados peor de lo esperado –perdió 1.600 millones de dólares- y con ella la desconfianza volvió a sobrevolar el sector. La banca mediana se llevó la peor parte en nuestro país, Sabadell cedió un 1,25%, Banesto retrocedió un 0,68% y Bankinter cerró con un ligero repunte del 0,10%. En cuanto a los dos pesos pesados, Santander y BBVA no consiguieron quitarse el traje rojo, la entidad presidida por Emilio Botín perdió un 0,59% y BBVA por su parte finalizó la sesión con un recorte del 0,14%. En cuanto al resto de los blue chips, Telefónica volvió a ser protagonista de la jornada por las informaciones que advierten de un interés de la española en la operadora holandesa KPN. Esta vez la información llegó del diario alemán Finantial Times Deutschland que cita una "fuente familiarizada con la compañía", sin embargo un portavoz de la operdora que preside César Alierta rehusó hacer comentarios acerca de esta información e insisió en que la prioridad de Telefónica es bajar la deuda y subir la remuneración para los accionistas. Los expertos de HSBC, por su parte han rebajado el precio objetivo de la operadora hasta los 24 euros. Así las cosas las matildes sin embargo ganaron el pulso y consiguieron avanzar un 0,14% hasta los 18,66 euros. Gráfico Ibex 35