Los analistas consultados por Thomson Financial
esperaban un aumento de 1,8 millones de barriles de crudo, mientras que preveían caídas de 2,1 millones de barriles para la gasolina y de 400.000 para los destilados.Tras conocerse estos datos, el crudo ligero de referencia en Nueva York se descontaba 65 centavos a 117,30 dólares.