Spanair, ha registrado en los nueve primeros meses del año una pérdida neta semestral de 91 millones de coronas suecas (9,8 millones de euros), frente a unas ganancias de 272 millones de coronas suecas (29,3 millones de euros) alcanzadas en el mismo periodo del ejercicio anterior. Hasta septiembre, la facturación de la compañía área se mantuvo prácticamente estancada en los 8.645 millones de coronas suecas (932,4 millones de euros), un 1% más con respecto a los nueve primeros meses de 2006. El grupo SAS consideró que esta baja facturación está motivada por una caída de la demanda, principalmente causada por la escasa puntualidad durante el verano, cuando tuvo lugar la huelga de los tripulantes de cabina.