Las elecciones celebradas ayer en el Reino Unido no han modificado la opinión sobre la solvencia de la deuda soberana del país de las agencias de calificación crediticia Standard & Poor´s (S&P) y Moody´s, que mantienen la máxima nota posible, según informaron ambas entidades. La deuda soberana del país a largo plazo mantiene una calificación AAA con perspectiva negativa de S&P que, según la agencia, será revisada después de haber evaluado los detalles de la estrategia fiscal a medio plazo que presente el Gobierno que surja de estos comicios y espera que el proceso concluya a finales de año. Por su parte, Moody´s considera que las elecciones generales del Reino Unido no amenazan directamente el rating Aaa de la deuda británica