La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's  no descarta realizar en 2010 más acciones negativas sobre los ratings de los gobiernos regionales y locales de España, dado que muchos de ellos mantienen actualmente una perspectiva negativa, lo que les convierte en las entidades regionales y locales de Europa peor posicionadas de cara al próximo año, junto a las de Rusia.
S&P recalcó que la "abrupta recesión" de la economía española ha puesto bajo presión la capacidad crediticia de los gobierno locales y regionales del país, y añade que "un sector inmobilario enfermo ha detenido el crecimiento de la antiguamente robusta economía española", con efectos indirectos sobre estos gobiernos. Explica además que esta situación es especialmente significativa en aquellas regiones cuyos ingresos se basaban en el ciclo económico.

De cara a 2010, S&P espera que sus ingresos se contraigan significativamente, lo que llevará a "unos saldos de explotación negativos o muy apretados, unos altos déficits y una acumulación de la deuda sin precedentes". Como consecuencia, los gobiernos locales y regionales serán los segundos más importantes emisores de deuda de Europa, después de los alemanes, y se espera que esta posición se consolide en los próximos años.

"Un nuevo sistema financiero ha aumentado los recursos disponibles para las regiones españoles, pero no lo suficiente para compensar la significativa caída de los ingresos fiscales", remarca la agencia.

S&P cree que, dado que "la recuperación de la economía española será lenta y su reestructuración dolorosa", la finanzas locales y regionales estarán bajo presión como mínimo tres años más, al menos que tengan éxito a la hora de implementar amplios recortes en sus programas, lo que parece todo un reto dada su natural orientación social.

En su opinión, sólo un control de los costes estrecho y sin precedentes, o incluso una reducción de costes, permitirá a estas regiones evitar una grave perturbación de sus finanzas públicas y un aumento de la carga de su deuda, elementos que podrían tener consecuencias negativas en su calificación.

PAIS VASCO Y NAVARRA

Las únicas entidades regionales que mantienen sus perspectivas estables son las regiones forales de Navarra y País Vasco, ambos con una calificación 'AAA'. S&P justifica esta decisión en su sistema financiero único, a través del cual "recaudan los impuestos en sus respectivos territorios y no contribuyen al mecanismo de compensación".

Sin embargo, S&P considera que su base de ingresos es sensible a los ciclos económicos y la acumulación de deuda, y a la vez están teniendo un comportamiento financiero peor del esperado, por lo que no descarta bajar su perspectiva de estable a negativa. "Ambos parten de lo que podemos evaluar como una posición sólida, en particular el País Vasco, y esto les ha permitido mantener su perspectiva estable hasta la fecha", agrega.

Respecto a los municipios, subraya que aunque sus bases de impuestos dependen en general menos de los ciclos económicos, una serie de municipios españoles tienen una gran dependencia de los ingresos relacionados con la construcción. "En consecuencia hemos notado que la calidad del crédito de algunos municipios españoles se ha visto más perjudicada que la de otros", matizó.

IMPACTO SIGNIFICATIVO DE LA CRISIS

Respecto al conjunto de Europa, S&P recalca que la crisis económica ha puesto a prueba la calidad del crédito de los gobiernos locales y regionales y su impacto "ha sido significativo", como demuestra que las acciones relativas a los ratings en 2009 han sido más negativas que positivas.

Sin embargo, considera que los efectos de la crisis han sido diferentes en cada región y en cada país. Asegura que los gobiernos locales y regionales españoles han sido "los más severamente golpeados" y se esperan aún acciones negativas sobre sus ratings en 2010.

España comparte, según S&P, esta situación con Rusia, donde persisten los tensiones sobre la liquidez y hay escaso margen para acciones positivas. Para el resto de países del continente, la situación es "más estable", y en esta línea se mantendrán las perspectivas de sus gobiernos regionales y locales.

La agencia de calificación cree que en 2010 las acciones negativas sobre los ratings superarán aún en número a las positivas. "A pesar de algunos signos alentadores de una recuperación económica moderada, creemos que el año fiscal 2010 será otro año difícil para las finanzas de los gobiernos locales y regionales. En nuestra opinión, el crecimiento a base de impuestos seguirá siendo pobre, los programas de estímulo seguirán en marcha, y la recuperación económica estará muy lejos de ser robusta", añadió.

A fecha de 4 de febrero, el 75% de los 144 de gobiernos locales y regionales europeos de S&P están en grado de inversión, lo que demuestra que la calidad del crédito en general es saludable del sector. Las calificaciones en grado de especulación se centran en Europa Central y del Este, especialmente en Rusia, Ucrania y Bulgaria.