SOS Corporación Alimentaria prevé dejar en 2010 los 'números rojos' y obtener beneficios "importantes", una vez que empieza a remitir la "tormenta casi perfecta" que provocó la gestión de los hermanos Jesús y Jaime Salazar, quienes fueron destituidos el pasado abril por un supuesto desvío de más de 230 millones de euros. Así lo señalaron hoy el presidente del grupo alimentario, Mariano Pérez Claver, y su consejero delegado, José Manuel Muriel, quienes afirmaron que las provisiones --que entre 2008 y 2009 suman 365 millones de euros-- "se han acabado", por lo que, aunque el presente ejercicio cerrará con pérdidas, el próximo año el balance será "limpio" y se comenzará a "crear valor" para el accionista