El banco francés Société Générale obtuvo un beneficio neto de 426 millones de euros en el tercer trimestre, lo que supone más del doble que hace un año, informó la entidad, que se benefició de las menores cargas fiscales, así como de la marcada mejoría de su división de banca de inversión.