Blas Mezquita se muestra muy optimista con la compañía cántabra en pleno proceso de ampliación de capital. De éste y de los desafíos que enfrenta Sniace hablamos con su presidente.         

¿Cuál es el objetivo de la ampliación de capital, en esta ocasión?

Cumplir con un plan estratégico ambicioso con el que pretendemos entrar en un mercado nuevo: el de la fibra ‘short cut’ que sirve para hacer las toallitas dispersables en agua. Se hace mediante la mezcla de celulosa con fibra de viscosa. Queremos apostar muy  fuerte por ese tema.

Treinta millones de ampliación de capital ¿para cubrir en su totalidad el plan estratégico?

Sí, las necesidades que contabilizamos para el plan coinciden con las de la ampliación: tenemos inversiones por valor aproximado de 18-19 millones de euros; tenemos que financiar un circulante y tenemos un acuerdo con Papel Aralar para producir de manera conjunta. La ampliación de capital es para todo el proceso de inversión y desarrollo.

Apuestan entonces por un grupo vasco…

Si. Este “tejido no tejido” es un producto que tiene gran complejidad en su fabricación y Aralar es uno de los cuatro fabricantes de este producto todo en el mundo (los otros tres están en Japón, Israel y EEUU). Tenemos la suerte de tenerla en España y ya hay borradores de la Unión Europea que proyectan prohibir las toallitas con componentes de poliéster a partir del año 2020, por lo que esperamos un gran desarrollo.

¿Ya han recibido interés de algún accionista?

Sí. Nuestros dos accionistas de referencia, el Grupo Kiluva de Félix Revuelta, y el Grupo TSK de Sabino García Vallina han manifestado su interés en invertir en esta ampliación de capital y supongo que en estos días estarán dando las ordenes pertinentes. En cuanto las tengamos lo comunicaremos al Mercado.

¿Ud. También va a acudir a la ampliación de Sniace?

Sí, porque creo que es una buena inversión comprar acciones de Sniace a 0,10 euros. Yo creo que es un cambio que no ha tenido nunca. Lo que hemos visto en la primera y en la segunda ampliación es que gente que las ha comprado a este precio han tenido ocasión de venderlas a 0,17 a 0,18 o incluso a 0,22 con unas plusvalías muy importantes. Yo creo que se va a producir un fenómeno similar y es una muy buena inversión.  

Los títulos de su compañía se dejan en el acumulado del año un 0,29%. Si nos vamos más atrás, hasta los máximos marcados en octubre de 2016 (cuando pusieron en marcha su planta de celulosa) sus títulos acumulan una pérdida de casi un 50%...¿Qué garantías de beneficio pueden aportar con este historial?

Creo que ha hecho un análisis objetivo pero deberíamos ver también el subjetivo. Cuando una planta lleva cerrada cuatro años y se anuncia que se ha puesto en marcha y hay unas expectativas, el mercado lo acoge como una muy buena noticia y normalmente se suele producir una sobrevaloración de las acciones. Ud. me plantea una época en la que había menos número de acciones pero, por los datos (haciéndolo así de cabeza de una forma rápida), el valor de la empresa por el número de acciones que había cotizando a 0,21 o 0,22 es bastante similar al que tenemos hoy en día cotizando a 0,12, porque hoy hay muchas más acciones en el mercado después de las ampliaciones de capital que hicimos en el 2016 y 2017 que las que había en aquel momento. Pero el valor de la empresa se ha mantenido.

Estamos en un proceso en el que se ha puesto en marcha la fábrica de celulosa en octubre de 2016, después de tres años y medio sin actividad, y una de fibra viscosa, en diciembre de 2017, que llevaba cuatro años parada. Proceso costoso, que nos está llevando tiempo, con una apuesta inversora muy fuerte. Los accionistas que acudieron a la ampliación el año pasado a 0,12 euros pues ganan un 20% en un año. Y a lo largo de este año ha habido momentos en los que los accionistas han ganado un 70%.

Si no se cumplen las expectativas de la actual ampliación de capital ¿Se plantean el concurso de acreedores?

No. Lo que nos planteamos es un proyecto estratégico muy novedoso con unos valores añadidos muy importantes. La operación está diseñada en tres etapas y el único escenario que nos planteamos es que se va a suscribir, si no en su totalidad, que creo que sí, en un porcentaje muy elevado. Vamos a apostar por este sector y vamos a ser una empresa con beneficios en los próximos años.

Han hecho unas inversiones muy fuertes por ajustarse a las nuevas normativas del sector químico-textil… ¿Están haciéndole ‘ojitos’ a los fondos de ESG?

Sí. Tenemos un control de emisiones de NOx completamente novedoso que incluso General Electric ha colgado en su página web en EEUU nuestro caso como ejemplo de adaptación de las instalaciones energéticas a la nueva normativa. No es un tema baladí.  Por otro lado, tenemos una de las depuradoras más grandes de España que ha supuesto 20 millones de euros. También tenemos unos sistemas de detección de azufre muy novedosos… Así que creemos que podemos ser una empresa objetivo para este tipo de fondos.

¿En qué situación se encuentra en estos momentos la deuda privilegiada de Sniace, que gira en torno a los 13,8 millones de euros?

Se han solucionado los pendientes con la Agencia Tributaria, el Gobierno de Cantabria o la Seguridad Social y en estos momentos sólo quedan dos entidades, el Fogasa y la Federación Hidrográfica del Cantábrico, porque están en proceso de litigio.  Esperamos firmar un acuerdo próximamente en cuanto tengamos definida la deuda.

Hay muy buenas perspectivas en el sector por la subida de los precios de la materia prima. Sector que comparten con Ence, que mantiene unas cifras espectaculares. ¿En su caso prevén también verse beneficiados?

Nosotros hacemos una celulosa muy diferente a la de Ence y viscosa, que Ence no tiene. Las comparaciones son complicadas. Pero las perspectivas del sector son favorables y la tendencia es similar. Nuestros precios y costes son más altos. Lo que entendemos es que como nuestro objetivo es introducirnos en un mercado con alto valor añadido lo que prevemos es que nuestras ventas van a subir, no sólo por eso sino porque el dólar nos favorece. Por lo que, por razones diferentes, esperamos alcanzar el Ebitda sobre las ventas que tiene Ence o incluso superar, por otras razones, esos ratios.

Ud venden fundamentalmente en Asia y EEUU ¿Temen los desplantes entre Donald Trump y Xi Jingping?

Es un tema que preocupa. Vendemos fibra a EEUU y celulosa a China así que seguimos la evolución de este tema para estudiar cómo nos puede afectar. En algunos casos puede resultar positivo. Ya hay un arancel a la fibra que va de China a EEUU, con lo que la europea puede resultar más competitiva. Pero es difícil de prever qué va a pasar.

¿Qué planificación de cifras objetivo hacen?

Es una información que ya sabe la CNMV - el plan estratégico hasta 2020 tiene una previsión de facturación de 100 millones de euros y Ebitda de 20 millones- Nuestro objetivo es estar en un Ebitda de entre el 20 o 25% a partir del año 2019. Este es un año de implementación y en 2019 esperamos que las plantas estén al cien por cien.