Siemens obtuvo un beneficio atribuido a sus accionistas de 4.068 millones de euros al cierre de su ejercicio fiscal, lo que representa una mejora del 62,9% respecto al año pasado

Estas ganancias permite a Siemens proponer el reparto de un dividendo de 2,70 euros por acción, lo que prácticamente supone aumentar un 70% la retribución abonada a los accionistas de la compañía en 2009.

La cifra de negocio de Siemens alcanzó en el conjunto del año fiscal los 75.978 millones de euros, un 0,8% por debajo del dato del año anterior, mientras que el volumen de pedidos mejoró un 3%, hasta 81.163 millones de euros.

En el último trimestre del ejercicio, la multinacional germana registró pérdidas por importe atribuido de 396 millones de euros, lo que representa una mejora del 62,7% respecto a los 'números rojos' del mismo periodo del año anterior, mientras que sus ventas crecieron un 7,7%, hasta 21.229 millones.

Siemens sube un 1% en la bolsa de Frankfurt.