La empresa suiza Schindler, fabricante de ascensores y escaleras mecánicas, ha reducido un 91,6% su beneficio neto durante el primer semestre del 2007, a causa de la multa impuesta hace unos meses por la Unión Europea (UE). La rentabilidad de la compañía se ha situado en los 19 millones de francos (unos 11,4 millones de euros) frente a los 225 millones de francos (132 millones de euros) registrados en el mismo periodo de 2006. Bruselas le impuso una multa de más de 140 millones de euros al considerar que había violado la legislación europea sobre competencia al pactar precios y repartirse el mercado junto a las también sancionadas Otis, KONE, Thyssenkrupp y Mitsubishi.