La eléctrica alemana RWE ha reducido un 48% sus ganacias en el primer trimestre del año debido a los altos costes de la electricidad, hasta los 809 millones de euros. La cifra ha sido peor de la esperada.