Reyal Urbis ha decidido no seguir adelante con la Oferta Pública de Suscripción de Acciones (OPS), posibilidad que contemplaba la compañía para dotarse de una mayor liquidez. Considera que las condiciones actuales del mercado no son las adecuadas.
La empresa empezará a cotizar el próximo 11 de junio como un sólo grupo tras la fusión de Reyal y Urbis, llevada a cabo tras la opa lanzada por la constructora sobre la inmobiliaria, y contará con un 3,7% de acciones negociadas libremente en el mercado o "free float". La empresa señaló que, en estos momentos, el mercado no discrimina de manera adecuada entre los diferentes segmentos, modelos de negocio y las empresas que configuran el sector. Reyal Urbis está convencida de que su modelo de negocio y su base de activos son una garantía de valor sólido y de crecimiento sostenible y considera que no sería conveniente para los intereses de sus accionistas llevar a cabo una ampliación de capital en estas circunstancias. De hecho, el presidente de la compañía, Rafael Santamaría, aseguró la semana pasada a Efe que la decisión final de acometer una OPS dependería, entre otros aspectos, de la acogida que dieran los inversores a Realia, inmobiliaria que se estrenó hoy en el parqué. "El comportamiento de las acciones de Realia es una de las referencias que tenemos en cuenta, pero no la única. Nosotros tenemos potencialidades específicas que nos diferencian de Realia y se las intentaremos hacer ver al mercado como elemento diferenciador", afirmó el presidente de Reyal Urbis. La compañía aseguró que cuenta con activos inmobiliarios valorados en más de 10.300 millones de euros, y que tiene los recursos y alternativas necesarios para seguir financiando su crecimiento futuro sin necesidad de realizar la citada OPS.