Urbis dejará mañana viernes de cotizar en bolsa, como consecuencia del cierre de su fusión con Reyal para crear un nuevo grupo inmobiliario cotizado. A partir del próximo lunes 11 de junio será Reyal Urbis, la compañía resultante de la integración, la que comience a cotizar en lugar de Urbis. Al cierre del mercado de mañana viernes se ejecutará el canje de acciones por el que se cerrará la fusión y su correspondiente inscripción en el Registro Mercantil.
Reyal controla ya el 96,41 por ciento del capital de Urbis tras adquirirlo en una oferta pública de adquisición de acciones (OPA). Para hacerse con el resto llevará a cabo un canje de acciones a razón de trece títulos propios por cada cinco de Urbis. La nueva inmobiliaria prevé seguir cotizando en bolsa pese a que nacerá con un 'free float' (capital de la empresa que cotiza libremente en bolsa) de alrededor del 4 por ciento de su capital social y pese a que ha decidido no ejecutar la oferta pública de suscripción de acciones (OPS) prevista, ante las actuales condiciones del mercado. Reyal Urbis cuenta con activos de promoción, suelo y patrimonio valorados en unos 10.300 millones de euros y controlada por la familia de su presidente, Rafael Santamaría, que ostenta el 75 por ciento de su capital social. Socios Alrededor del 20 por ciento restante del capital está en manos de un conjunto de socios que entraron en el capital de Reyal a través de distintas operaciones de capital. Es el caso de Corporación Financiera Issos, Inmobiliaria Lualca, EBN, Porcelanosa, Ibercaja, Unicaja, además de un grupo de directivos. La fusión de Reyal y Urbis se enmarca en la reestructuración que actualmente registra el sector inmobiliario.