La inmobiliaria Reyal Urbis no repartirá dividendo con cargo a los resultados de 2007 como "criterio de prudencia" ante la actual situación de crisis por la que atraviesa el sector. Fuentes de la empresa, que hoy celebró su primera junta de accionistas tras la fusión, señalaron a EFE que los inversores en títulos de la compañía dieron en la reunión el visto bueno a que el beneficio obtenido por Reyal Urbis sea destinado a reservas.
Las fuentes consultadas no precisaron si la empresa retomará la política de pago de dividendos en el futuro y recordaron que la decisión de no repartir dividendo entre los accionistas estaba ya recogida en las cuentas de resultados de 2007. La Junta también aprobó las cuentas del ejercicio pasado y autorizó al consejo de administración a proceder a la adquisición de acciones propias (autocartera). Además, la empresa cifró el valor de sus activos inmobiliarios en 10.500 millones de euros y confirmó que Reyal Urbis hipotecó por 80 millones de euros el edificio de "ABC Serrano" en el Paseo de la Castellana de Madrid el pasado mes de diciembre. La hipoteca del inmueble, en venta desde octubre y valorado en 130 millones de euros, está contratada por el banco alemán Eurohypo.