Repsol YPF ha responsabilizado a Galp de los continuos incrementos de precios de los carburantes en Portugal, al controlar las dos únicas refinerías del país. El consejero delegado de Repsol en Portugal, Antonio Calçada de Sá, en declaraciones a "Diario Económico" afirma que la dependencia que las petroleras que operan en Portugal tienen del parque de refino de Galp dificulta la capacidad de maniobra de la competencia, que no puede ofrecer precios más competitivos. Los combustibles en Portugal subieron hoy por décima tercera vez este año, situándose el precio del litro de gasóleo en 1,369 euros y el de la gasolina de 95 en 1,479 euros.