La renta per cápita de los españoles creció el 2,6 por ciento en 2008 respecto al año anterior hasta los 24.020 euros, aunque fue inferior a la media de la Unión Europea de los veintisiete, que alcanzó los 25.100 euros en el citado año, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Ocho comunidades autónomas se situaron por encima de la media nacional en términos de renta per cápita, encabezadas por el País Vasco, que alcanzó los 32.133 euros, y seguida de Madrid (31.110), Navarra (30.614), Cataluña (28.095), Aragón (26.323), Baleares (25.967), La Rioja (25.895 euros) y Cantabria (24.508). Además, a excepción de Cantabria, todas estas comunidades rebasaron la media comunitaria.
Las nueve comunidades restantes, junto con Ceuta y Melilla, se situaron por debajo de la media nacional, y estuvieron encabezadas por Extremadura, con la menor renta, de 16.828 euros, seguida de Castilla-La Mancha (18.471), Andalucía (18.507) y Murcia (19.692).

A continuación, por orden de menor renta, se situaron Galicia, con 20.619, Canarias (21.105), Comunidad Valenciana (21.468), Asturias (22.559) y Castilla y León (23.361).

Las ciudades de Ceuta y Melilla registraron en 2008 una renta per cápita de 22.320 y 21.493 euros, respectivamente.

La estadística de la Contabilidad Regional facilitada por el INE también incluye el crecimiento económico medio registrado entre 2000 y 2008, que en España fue del 3,13 por ciento, porcentaje que fue superado por nueve comunidades.

El mayor crecimiento medio, del 3,61 por ciento, lo registra Murcia, y el menor Baleares, cuyo PIB aumentó en los últimos ocho años una media del 2,45 por ciento.