Renfe elevó un 43,2% la facturación de la división de Alta Velocidad (AVE) Larga Distancia en 2008, de forma que alcanzó 1.042,4 millones de euros, impulsada por la puesta en servicio de tres nuevas líneas, informó hoy la operadora. De esta forma, el AVE aportó el 41,3% de los ingresos totales de la compañía ferroviaria en 2008 y el 64,4% del total recaudado por tráfico de viajeros.