Cuando la debacle parecía que acechaba los mercados de renta variable europea la autoridad bancaria europea EBA presentó los resultados de los tests de stress. Esta comunicación tenía, como en entregas anteriores, un firme propósito: devolver la confianza inversora a los bancos y, por ende, a los indicadores europeos. Sin embargo, ¿surtirán estas pruebas el efecto deseado? Lo cierto es que los expertos consultados por Estrategias de inversión reducen sus expectativas para cierre de semana en el Ibex 35, el EuroStoxx y el S&P, mientras que mantienen el nivel prudencial de los 1,41 dólares en el euro-dólar.


Cuando los tests de stress parecía que podrían dar algo de fuelle a los mercados, las expectativas se fueron por el desagüe. Parece que, aunque suspendieran menos entidades financieras españolas de las que se esperaba, los inversores siguen sin ver clara la entrada en bancos y, de ellos, dependerá qué haga el Ibex 35. Sin que este sector levante cabeza, parece difícil que el Ibex 35 supere resistencias y, por ellos, los expertos incluso rebajan sus expectativas de cierre. La ponderación media refleja muestra que el sentimiento de mercado es más bajista que la semana pasada y el indicador español acabará firmando el viernes alrededor de los 9.467 puntos. De hecho, los expertos más optimistas no ven al Ibex 35 más allá de los 9.900 puntos, pero sí jugándose la importante cota psicológica de los 9.000.

Además, a mitad de semana tendremos una importante cita, la reunión del Eurogrupo para discutir el segundo rescate de Grecia y la participación de los bancos privados en éste. Esto, sin duda, condicionará las perspectivas a futuro que, a un mes vista, también se reducen, en concreto, de los 9.751 puntos del consenso anterior, a los 9.492 actuales, mientras que mejoran a 3 meses hasta los 9.967.

   

Consenso evolución mensual y semanal del Ibex 35. En rojo, la media.


Como era de esperar, también se reducen las previsiones para el índice compendio europeo. El Eurostoxx 50 se espera, según los expertos, que termine la semana en torno a los 2.663 puntos, casi cien puntos por debajo del nivel que esperaban la semana pasada. No es de extrañar teniendo en cuenta que todas las bolsas europeas han iniciado la semana con muy mal pie y perdiendo, excepto el Ibex 35, más de un punto porcentual. En un mes tampoco parece que las cosas se vayan a arreglar tanto y las previsiones también se vuelven más bajistas. Los expertos consultados prevén que el EuroStoxx termine el mes en los 2.698 puntos, sin embargo, esperan una mejora en el tercer trimestre para el cual, de media, pronostican un ascenso hasta los 2.770 puntos, eso sí, con mayores distancias entre soportes y resistencias, pues no creen que caiga por debajo de los 2.370 puntos ni que corone los 3.000 puntos.


Consenso evolución mensual Eurostoxx 50. En rojo, la media.

Lanzando una mirada más allá de las fronteras comunitarias, en Wall Street las perspectivas de revalorización se reducen, pero más discretamente. Para el índice director del mercado americano, el S&P 500, los expertos los pronósticos apuntan a una pérdida de tan sólo 20 puntos desde las expectativas anteriores, terminado la semana en los 1.295 puntos. Las cosas no están tan negras, aparentemente, al otro lado del Atlántico y el mercado parece descontar que el Senado llegue a un acuerdo para elevar el techo de deuda antes del 2 de agosto. Es por ello que las expectativas a uno y tres meses permanecen casi inalteradas en los 1.284 y 1.306 puntos, respectivamente.


Consenso evolución semanal S&P500. En rojo, la media.


Por supuesto, la clave del devenir del euro también estará en la reunión del Eurogrupo, en cómo se resuelva el problema de Grecia y hasta qué punto esto servirá de cortafuegos para el resto de la periferia Europa. De momento, y sin una solución para todo esto, las expectativas para el euro-dólar a una semana y a un mes permanecen invariables en los 1,40 dólares, mientras que se espera un reforzamiento en tres meses hasta los 1,44 dólares fruto de mejores expectativas de cara al segundo semestre del año. Mientras tanto, podíamos ver al par de divisas moverse entre los 1,32 y 1,52.


Consenso evolución euro-dólar mensual (azul) y a tres meses (rojo). En amarillo, la media.



Han participado en este análisis:
Jorge del Canto, analista independiente
Luis Lorenzo, gestor de Dif Broker
Eduardo Bolinches, socio director de Bolsacash
Roberto Moro, de Apta Negocios
Marc Ribes, director de Activo Trade en Madrid
Rubén Vilela, trader y director de Activo Trade Norte