La presidenta de la entidad estatal Banco de Crédito para la Reconstrucción (KfW), Ingrid Matthaus-Maier, va a dimitir con efectos inmediatos por el déficit del Banco de Industria Alemán (IKB)
, según fuentes del Consejo de Administración citadas por la agencia Dpa.De este modo, Matthaus-Maier asume las consecuencias de la crisis que atraviesa el banco de financiación de pymes IKB, en el que el KfW tiene todavía una participación mayoritaria del 38%.El Consejo de Administración debatirá también sobre sus sucesión en la reunión de hoy en Berlín.A mediados de febrero, el Gobierno alemán y el KfW acordaron inyectar 1.500 millones de euros (2.175 millones de dólares) en el IKB para evitar su insolvencia.El Estado aportará 1.000 millones de euros (1.450 millones de dólares) de esta inyección de efectivo, mientras las entidades de crédito alemanas, públicas o privadas, aportarán los 500 millones de euros (725 millones de dólares) restantes.