Los efectos "dramáticos" de la restricción del crédito hipotecario y la falta de confianza generada por el crecimiento del desempleo llevarán a un "reajuste muy fuerte" y "virulento" de los precios de la vivienda en España en 2009, según el estudio anual sobre la vivienda en Europa de la Royal Institution of Chartered Surveyors (RICS). A la mala situación económica habrá que añadir el malestar económico que también padecen nuestros vecinos europeos, ya que la escasez de compradores extranjeros "sólo podrá ayudar a deteriorar aún más el mercado de segunda residencia en aquellas zonas turísticas más emblemáticas del país".