Las tendencias son caprichosas en tanto que se acostumbran a la compañía de un valor para no soltarlo en más de una década. El recorrido de la onza de oro es una secuencia de máximos y mínimos crecientes que se mantiene en el tiempo y con visos de permanencia para 2012. Con las despensas de los bancos centrales de medio mundo cargadas de oro por lo que pueda suceder, los 2.000 dólares están a tiro de piedra. Nada de cobre en tanto que la recesión obliga a pisar el freno…y la plata pinta cada vez mejor para los seguidores de los metales más discretos.

El año del dragón, de la felicidad para los chinos, ha comenzado cargado de oro. Las importaciones de este metal precioso alcanzaron una cifra récord a cierre del mes de noviembre cuando los envíos de oro desde Hong Kong a China alcanzaron las 102 toneladas, un 20% más que el mes anterior, tal y como recoge un artículo de The Wall Street Journal. No es de extrañar, por tanto, su reflejo en la cotización, al alza y subiendo desde tiempo ha.

Echando la vista atrás, la onza de oro cotizaba a 250 dólares allá por el año 1999. Desde entonces, su escalada es evidente doblando su precio a cierre de 2005 y vuelta a duplicar a cierre de 2010 hasta los 1.000 dólares la onza. Lo curioso del asunto es que exponencialmente hablando la aceleración es cada vez mayor puesto que de cara a 2012 se espera que supere los 2.000 dólares.

Las tensiones dentro de la eurozona fundamentalmente ayudan a incrementar la imagen que se tiene del oro como valor refugio. “Los metales preciosos como el oro y la plata seguirán beneficiándose de la constante aversión al riesgo”, apuntan desde Saxo Bank. “Los precios se estabilizarán tras la corrección del final de 2011 con nuevos flujos de inversión que llevarán el precio hacia el nivel de los 1.800 dólares durante el primer trimestre del año”. Y es que ha vivido dos importantes correcciones en medio de esta espiral alcista en la etapa comprendida entre marzo y octubre de 2008, en pleno estallido de la crisis, y desde septiembre a diciembre del año pasado que permitieron “sacar al oro de niveles de sobrecompra marcados por el RSI a 4 en niveles de 80 puntos”, según señalan desde IG Markets.

Pero vayamos por partes…


Corto plazo, corrección a la vista
De la mano de la corrección de las Navidades, el oro se enfrenta a un primera resistencia difícil de batir en el corto plazo. Hoy cotiza en el entorno de los 1.665 dólares la onza y hace tiempo que dejó de lado movimientos bruscos claro reflejo de los temores de quiebra en Occidente. “El rebote del oro ha sido fuerte y sostenido”, comenta Samuel Sierra, experto en opciones, “aunque lo más probable es que no pueda romper la resistencia a la primera por lo que apuesto por una lateralidad e incluso una corrección para las próximas 10-15 sesiones”.


Medio/largo plazo, ¿batirá resistencia?
Eduardo Bolinches, director de Bolsacash, coloca la resistencia en los 1.690 dólares “lo que significa que estamos a tan sólo 14 dólares y hace pensar que esta semana vamos a ver más de un intento por romperla al alza y debería estar cotizando por encima de ésta antes del cierre de mes”.

En esta misma línea, la previsión realizada por los analistas de Citigroup coloca la evolución del oro en los 1.802 y 1.920 dólares como “niveles clave” que de ser superados llevarían al metal hasta la cima de los 2.400 dólares. Y es que si hay algo en lo que coinciden la mayor parte de analistas es en que la tendencia sigue siendo alcista, colocado ya por encima de la media de 200 sesiones –que, como apunta Juan José Alonso, analista de Dracon Partners EAFI, se encuentra en los 1.642 dólares- y le llevará alza “de forma gradual, ganando poquito a poco, aunque lejos de sus máximos de agosto en 1.902 dólares por onza”.
FUENTE: IG MARKETS

Plata, alternativa al oro

Es la hermana pobre pero que tiene muy aprendida la lección sobre cómo protagonizar gráficos que gusten. Ahora bien, su comportamiento a lo largo de los dos últimos años se asemeja más bien a un chicharro. Las oscilaciones han ido desde los 18 dólares en el verano de 2010 a los 50 dólares a los que se colocaba en mayo de 2011 y de allí, vuelta a los 26 dólares a los que cotizaba a cierre del año debido a la ralentización económica de Estados Unidos.

Colocados los pies sobre el suelo, la plata presenta un potencial alcista muy interesante para el recién comenzado 2012. Daniel Pingarrón, analista de IG Markets, estima que podría volver a “acercarse a los 30 $, dónde se sitúa la media móvil de 50 sesiones en diario y el retroceso de Fibonacci del 61,80% de toda la subida desde agosto de 2010. Superado ese nivel”, apunta el analista, “el movimiento hasta los 33 $ puede ser muy rápido”, así que atentos a pillarlo a tiempo.
 
FUENTE: IG MARKETS

Cobre, en solitario ante la recesión

“No soy positivo con ninguna materia prima”, afirma Bolinches que, por cierto, recuerda que tanto oro como plata no lo son, sino que tienen la consideración de metales preciosos, es decir, refugio de dinero, y, por tanto, no ligados al ciclo económico en la misma manera en la que lo está el cobre.

Con China pisando el freno, Estados Unidos tambaleándose en su intento de levantarse y Europa sumida en la recesión, el cobre no parece tan necesario de cara a 2012. La cotización no se queda atrás y encuentra su primera resistencia en los 3.800 dólares, nivel que debería ir a buscar, según señala Samuel Sierra, pero advierte de “una corrección cercana en el tiempo y que lleve a cotizar a este metal en los 3.600 dólares”.