El secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña, aseguró hoy que no hay "sorpresas" en los datos que ha publicado el Banco de España, que apuntan a una contracción intertrimestral del PIB del 0,1% en el cuarto trimestre de 2009, y adelantó que el Ejecutivo espera tasas positivas de crecimiento en el segundo semestre de este año.
Así lo puso de manifiesto Ocaña después de participar en una reunión preparatoria de la Conferencia de los Órganos Especializados en Asuntos Comunitarios y Europeos de los Parlamentos de la UE (COSAC) en el Senado, donde aseguró que las cifras del banco emisor coinciden con las previsiones del Ministerio de Economía y Hacienda.

"No hay sorpresa. Confirman que estamos más cerca del fondo y mirando al futuro, que es lo que importa", señaló el secretario de Estado, quien insistió en que la cifra pone de manifiesto que el PIB está ya cerca de cero.

Sobre la retira de estímulos, Ocaña afirmó que el Gobierno ya ha iniciado esta tarea, aunque de forma "muy gradual" y manteniendo otros estímulos, como el programa de inversión pública, que sigue vigente para 2010 con una partida de 5.000 millones de euros, algo menor que la del año pasado (11.000 millones). "En esa línea vamos a seguir", añadió.

Recordó también que la semana pasada se aprobó un plan de acción inmediata para reducir el déficit público que contempla un recorte del gasto de 5.000 millones en 2010, con el objetivo de que el saldo negativo de las cuentas no registre valores mayores a los que ya ha alcanzado.

"Ahora tocaba frenar un poquito más y eso es lo que hicimos la semana pasada. Y tendremos que seguir modulando conforme vayamos teniendo nuevos datos", señaló Ocaña, tras explicar que hay que buscar la consolidación fiscal sin perjudicar a la recuperación económica. "Ésa es la estrategia para este año", reiteró.