El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo el lunes que la aprobación judicial de la venta de activos de Chrysler a un grupo liderado por la italiana Fiat le permitirá a la firma salir fortalecida de la bancarrota. Obama dijo en un comunicado que la decisión "despeja el camino para que la nueva Chrysler salga con éxito de la quiebra como una empresa nueva, más fuerte y más competitiva".