El empeño de Telefónica por romper definitivamente con Portugal Telecom continúa. La compañía presidida por César Alierta da un nuevo paso para disolver Brasilcel, la sociedad conjunta que mantiene con la portuguesa, y contrata a un nuevo bufete de abogados, el norteamericano Dewey & LeBoeuf.
Los esfuerzos por deshacerse de Brasilcel siguen siendo el objetivo de Telefónica que, tras contratar los servicios del despacho holandés De Brauw Balckstone Westbroek, ahora se hace con un segundo contrato para llevara a cabo esta operación. Dewey & LeBoeuf ha sido el segundo bufete contratado por la operadora española.

Dewey & LeBoeuf, de origen norteamericano y con sede en Nueva York, ha sido contratado con el objetivo de disolver la sociedad Brasilcel que Telefónica comparte con Portugal Telecom (PT) a través de la cual se instrumentaliza el control de la operadora móvil brasileña Vivo.