La noche de ayer no dejó prácticamente títere con cabeza. La agencia de calificación Moody´s vino a suceder a sus homólogas Ficth y S&P que horas antes había rebajado el rating a la banca española.

La agencia de calificación Moody's rebaja la calificación a la deuda soberana de España y otros cinco países europeos, al tiempo que colocó en perspectiva negativa a Francia, Austria y Reino Unido, que gozan de la máxima nota de triple "A"

Así, la nota de España se ve reducida desde "A1" (notable alto) hasta "A3" (notable bajo), la de Italia pasa de "A2" (notable) hasta "A3" y la de Portugal cae de "Ba2" a "Ba3" (ambos en categoría de bono basura), al tiempo que coloca todas esas notas en perspectiva negativa.

La revisión a la baja de las calificaciones y perspectivas de un total de nueve países europeos "refleja su susceptibilidad a los crecientes riesgos financieros y macroeconómicos que emanan de la crisis de la zona euro", detalló la calificadora en un comunicado.

Además, las calificaciones de la deuda pública de Eslovenia y Eslovaquia han sido rebajadas en ambos casos desde "A1" hasta "A2", y la de Malta ha sido degradada desde "A2" hasta "A3", también todas ellas bajo vigilancia negativa.

La agencia de medición de riesgo destaca como principal causa de las medidas aplicadas hoy la incertidumbre sobre las reformas institucionales en la zona euro para reformar su marco económico y fiscal, así como las dudas sobre los recursos que se harán disponibles para abordar la crisis.