Miquel y Costas repartirá mañana un dividendo bruto de 0,17 euros por acción, complementario del ejercicio 2006. Una vez descontada la retención del 18 por ciento que Hacienda aplica a este tipo de rendimiento del capital, los accionistas percibirán 0,14 euros por título. Los títulos de Miquel y Costas están planos, a 25,90 euros. Para hacer frente a este pago, la compañía tendrá que desembolsar 1,6 millones de euros entre los 9,7 millones de acciones que componen su capital social.