Metrovacesa regresó a bolsa el 6 de febrero después de estar cinco años fuera del parqué. Su vuelta no fue un camino de rosas, tuvo que reducir su precio inicial desde un rango de fijado entre los 18 y 19,5 euros en su folleto de salida hasta los 16,5 euros en los que finalmente volvió a cotizar y retrasó un día su puesta de largo ante el mercado.

En su primer mes como cotizada, el balance es una pérdida de valor bursátil de 226 millones de euros, lo que supone una caída del 6,31% hasta los 15 euros por acción. El momento elegido no ha acompañado, dado que febrero cerró como el mes más bajista desde junio de 2016 cuando se produjo el Brexit.

El mismo día de su debut la inmobiliaria controlada por Banco Santander y BBVA ya se dejó un 7,27%. Estos dos bancos colocaron entre inversores institucionales un paquete de 39,13 millones de acciones, representativas del 25,8% del capital de la compañía que lidera Jorge Pérez de Leza. El presidente Ignacio Moreno advirtió ya en la primera rueda de prensa tras el toque de campana en la Bolsa de Madrid que "Metrovacesa es un producto sostenible en el largo plazo y es normal que sea vea influido por las turbulencias normales del mercado".

 

 

A lo largo de este mes, se ha conocido que entre los inversores que acudieron a la OPV (Oferta Pública de Venta) se encontraba la gestora Cobas, que preside Francisco García Paramés, a través del fondo de inversión Iberia, según adelantó El Confidencial. Sin embargo, Cobas no tomó una posición mayor del 3% del capital de la inmobiliaria, ya que la única gestora de referencia que aparece en los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) es la británica Schroders, que posee el 5,16% de las acciones.

De hecho, tanto Pérez de Leza como Moreno destacaron ante los medios de comunicación en su regreso al mercado continuo que pese a las dificultades surgidas el libro de órdenes de la OPV fue “sobresuscrito por un centenar de inversores institucionales". El consejero delegado Pérez de Leza señaló que entre los inversores institucionales figuran firmas británicas, estadounidenses, francesas, holandesas y españolas.

‘NÚMEROS ROJOS’ PARA EL LADRILLO

Lo cierto es que en los primeros compases de 2018, el sector inmobiliario no ha cogido vuelo, a pesar de que es uno de los sectores que se puede beneficiar del ciclo económico que vive España y uno de los favoritos de muchos gestores de fondos por este motivo.

De hecho, la compraventa de viviendas creció un 14,6% en 2017 con respecto al año anterior, hasta un total de 464.423 operaciones, su mayor cifra desde el ejercicio 2008, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Tanto el mercado de segunda mano como el de vivienda nueva, han sido los impulsores de este crecimiento anual, el cuarto consecutivo después de que la compraventa de viviendas subiera un 2% en 2014, un 11,5% en 2015 y un 14% en 2016.

A nivel de precios, el pasado año también aumentaron un 7,6% en comparación a 2016, según los datos del Colegio de Registradores de la Propiedad. Con respecto a los máximos precios alcanzados por la vivienda en la historia, en el año 2007, el precio de la vivienda sufre un descenso del 21%. Por el contrario, con respecto a los recientes mínimos de 2014 se acumula un incremento del 20,9%.

Pese a estas alzas, el ritmo de incremento de los alquileres y la concesión de hipotecas, las inmobiliarias cotizan con ‘números rojos’, salvo en el caso de Inmobiliaria del Sur que acumula una subida del 35% en la que va de 2018, Renta Corporación aumenta un 25% y Quabit cerca de un 9%.

 

 

Las compañías comparables de Metrovacesa como Aedas Homes y Neinor Homes también acumulan retrocesos del 5,4% y del 19%, respectivamente. Mientras que inmobiliarias ‘supervivientes’ de la crisis como Montebalito también cede un 6,35%, Realia un 2%, mientras que Nyesa que regresó al mercado el 22 de enero tras ser suspendida de cotización en 2011 se ha convertido en un valor especulativo con una alta volatilidad y unas pérdidas del 74%.

Las socimis, por el contrario, están evolucionando de forma positiva este año y Merlin Properties y Colonial se encuentran entre los valores que mejor comportamiento están demostrando en el Ibex 35. Merlin se revaloriza un 4,9%, mientras que la firma catalana un 5,3%. Lar España acumula unas ganancias del 4% como Hispania, mientras que la única que se muestra más floja es Axiare, con unas caídas del 15% después de la OPA lanzada por Colonial.

En los indicadores técnicos de Estrategias de Inversión, que recogen el momento de un valor según sus últimas 200 sesiones en bolsa, las inmobiliarias con mejor aspecto son Renta Corporación e Inmobiliaria del Sur con una nota de diez sobre diez, con tendencia alcista, volumen creciente, volatilidad decreciente y momento positivo.