Metrovacesa bajaba a mediodía el 1%, la segunda mayor caída del Ibex-35, después de haber subido del lunes al jueves el 15,4% y haber sido suspendida ayer por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) con motivo de su desmesurada escalada alcista.
A las 12.00 horas, Metrovacesa cotizaba a 123,50 euros, frente a los 125 euros a los que estaba ayer antes de ser suspendida, después de negociar 150.000 acciones por 18,8 millones de euros. Tras no haber cotizado durante buena parte de la sesión de ayer, Metrovacesa abrió hoy con ligeras subidas para poco después pasar a ser de las empresas más bajistas del selectivo. La empresa explicó las subidas de la semana por el vencimiento de préstamos de acciones y la escasez de 'free float' (porcentaje del capital que cotiza libremente en bolsa), que no llega al 14% tras las opas de Luis del Rivero y la familia Sanahuja. Este hecho ha provocado que los prestamistas, que poseen en torno al 10% del capital, se vean obligados a pagar precios desorbitados, puesto que a las pocas acciones disponibles se añade el poco interés de los inversores por vender las que poseen, según los analistas.