La firma farmacéutica Merck anunció hoy que pagará 4.850 millones de dólares para cerrar todas las querellas en torno a su analgésico Vioxx, retirado del mercado en 2004 cuando se determinó que causaba trastornos cardiacos y otros efectos secundarios graves. En un anuncio esta mañana Merck, con sede en Whitehouse Station, Nueva Jersey, indicó que los pagos dependerán de las lesiones sufridas y la duración del período de uso de Vioxx, un medicamento que alcanzó gran popularidad y ganó unos 2.500 millones de dólares anuales en ventas.