Si se aplicaran medidas de eficiencia de eficacia probada en la industria mundial, eso permitiría reducir sus emisiones de dióxido de carbono (CO2) entre el 19 y el 32%, según la Agencia Internacional de la Energía (AIE). Eso significaría disminuir entre el 7,4 y el 12,4% el total de emisiones del mundo de CO2, principal gas causante del efecto invernadero, indica la AIE en un estudio publicado hoy sobre el potencial de los dispositivos de eficiencia energética conocidos. La industria mundial representa un 36% de las emisiones de ese gas y entre 1971 y 2004 su consumo de energía se incrementó un 61%, sobre todo concentrado en algunos grandes países emergentes.