Los cerca de 13.000 trabajadores de Seat están llamados hoy a las urnas para decidir en referéndum si aceptan la congelación salarial que propone UGT, entre otras medidas de carácter laboral, para lograr la adjudicación del nuevo Audi Q3 a la factoría de Martorell (Barcelona). El referendo, fruto de la división sindical existente en Seat, se ha iniciado a las 05.45 horas de hoy, coincidiendo con el comienzo del primer turno de trabajo, y finalizará a las 2.30 horas del jueves, según ha explicado el presidente del comité de empresa, Matías Carnero (UGT). La plantilla debe responder con un sí o un no si apoya la propuesta de UGT, que plantea, entre otras medidas, congelar los salarios este año, incrementarlos la mitad de lo que suba el IPC real en 2010, excepto para los trabajadores de menor categoría, y el pago de una compensación de 200 euros en 2011. Esta propuesta, que no cuenta con el apoyo de CCOO, el segundo sindicato en Seat, es la que la dirección de la automovilística ha aceptado y trasladado a la cúpula de Volkswagen en Wolfsburg (Alemania) para que la tenga en consideración a la hora de asignar el nuevo todoterreno urbano de Audi.