Un día después de que el euro alcanzara nuevos máximos históricos frente al dólar, Trichet se ratificó en la posición del G7 de que no es deseable la excesiva volatilidad
y los movimientos desordenados en el tipo de cambio.Asimismo, el presidente del BCE ha asegurado que mira con mucho detenimiento la actual turbulencia de los mercados financieros.