La bolsa española afronta la última sesión de la semana en negativo. El Ibex 35 despierta sin ganas de firmar su cuarta sesión consecutiva de ganancias y sin intención de atacar los 14.100 puntos. Cede en la apertura un 0,4 por ciento y se coloca en los 14.017 puntos. Bankinter, BBVA y Santander ganan la batalla a Telefónica, que no logra imponer su brío alcista, en un día en el que continúa la debilidad del dólar –el cambio euro-dólar se coloca en las 1,3880 unidades- y se mantiene la fortaleza del precio del crudo.
El Ibex 35 reposa y, a pesar de esta “tregua” de los dos últimos días, los expertos llaman la atención sobre el hecho de que “superar los 14.000 puntos no es motivo suficiente para tirar cohetes”. Ahora lo que hay que hacer es que consolidar ese nivel, por lo que la pauta continúa siendo la cautela. Y es que, entienden que, el mercado no tomará una dirección un poco más clara hasta la reunión de la FED de la próxima semana y hasta que se conozcan los resultados empresariales del tercer trimestre. Entre tanto, son las noticias corporativas las que animan a la renta variable y decantan sus movimientos – léase el comportamiento de la banca mediana- y también la búsqueda de refugio por parte de los inversores -de ahí la escalada imparable que muestra Telefónica-.