Los productos de primera necesidad han empezado a reducir su precio de forma significativa en los supermercados, tras mostrar en los últimos meses una tendencia más inflacionista, según un estudio de la OCU.

Así, llenar la cesta de la compra con lo básico cuesta algo menos, ya que la leche, el pan o el arroz son en la actualidad hasta un 16% más baratos que hace unos meses.