Los países de la eurozona y el Banco Central Europeo (BCE) se declararon hoy preocupados por la fortaleza del euro porque perjudica a los exportadores comunitarios y pone en riesgo la recuperación. La moneda única volvió a subir este lunes y se acerca a 1,50 dólares, el nivel más alto en 14 meses. La evolución del tipo de cambio del euro "es un problema que nos preocupa", admitió el primer ministro luxemburgués y presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, en rueda de prensa al término de la reunión mensual de ministros de Economía de la zona euro.