Sarah Williams, experta en el mercado japonés de Threadneedle, afirma que es muy pronto para calcular el impacto del terremoto en la economía, en el mercado y en los bonos.

Williams considera que pasará un tiempo hasta que la extensión de la tragedia sea conocida por completo y que jugarán un papel fundamental en el porvenir las decisiones tomadas por las autoridades en lo que respecta a las centrales nucleares dañadas y a las fugas radioactivas.

Mientras, el banco de Japón ha anunciado que proveerá liquidez en el sistema bancario y ha doblado su programa de compra de activos a 122 billones de dólares.

La analista de Threadneedle explica que el terremoto que tuvo lugar en Japón en 1995 sirve de precedente. Williams cree que “Japón es una nación lo suficientemente fuerte como para recuperarse de este tipo de desastres y que el mercado también lo haga” aunque puntualiza que hay diferencias respecto a 1995, ya que ahora mismo “el mercado está a un nivel más bajo que entonces”.

S. Williams finaliza su análisis explicando que muchas de las carteras no operan en las áreas afectadas de Japón y aquellas que sí lo hacen, tienen hojas de balances lo suficientemente fuertes como para hacer frente a estas perturbaciones.