Los gobiernos de la eurozona podrían acumular 25.000 millones de de euros en emisiones de deuda ante las necesidades de financiación. Una cifra que incluye 7.000 millones de euros de España, 4.000 millones de Bélgica y 4.000 más de Austria, todos en bonos a 10 años. Citigroup estima también 5.000 millones tanto de Grecia como de Irlanda en bonos a 5 años.