Las seis empresas del grupo inmobiliario Llanera declaradas en concurso de acreedores presentan una situación patrimonial "positiva" a 29 de febrero de 2008, con un activo de 304,79 millones de euros y un pasivo de 269,77 millones, y un patrimonio neto del grupo de 35 millones de euros. Así figura en el informe presentado hoy por la administración concursal en el juzgado de lo Mercantil número 2 de Valencia, encargado del concurso de la empresa valenciana, informó el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana.
Llanera solicitó el año pasado un concurso voluntario de acreedores, con el alegato de una situación de insolvencia inminente que no le ha permitido refinanciar su deuda a largo plazo. Las sociedades del grupo que han solicitado la suspensión de pagos son Llanera SL, Llanera Construcciones, Obras y Proyectos SLU, Llanera Urbanismo e Inmobiliaria SLU, Aldalondo SLU, Descans Les Marines SLU y Patrimonial Arenal SLU. De éstas, únicamente Llanera Construcciones, Obras y Proyectos tiene una situación deficitaria, cuantificada en 37,2 millones de euros. Los administradores concursales consideran que la actividad de construcción de esta sociedad es "de difícil viabilidad" de acuerdo con las características y circunstancias del sector, por lo que "deberá decidir sobre su posible liquidación". El informe concluye que la recuperación patrimonial que se produce en los dos primeros meses del año 2008 tiene su origen en "los importantes beneficios" generados como consecuencia de las operaciones llevadas a cabo con autorización judicial, principalmente las referentes a La Reva, (Riba-roja del Turia) y en El Brosquil (Cullera), ambas en la provincia de Valencia. En La Reva, el juez autorizó a Llanera a vender las 223 fincas rústicas de su propiedad, con lo que obtenía la liberación de derechos de crédito por 46,4 millones de euros avalados por Bancaja y Banco de Valencia, la conservación del derecho de superficie sobre las fincas Reva y la reducción del pasivo concursal en 156,29 millones de euros. El juez también dio autorización a Llanera para vender los terrenos de El Brosquil de Cullera, propiedad de Aldalondo e hipotecadas a favor de Bancaja, por un importe de 42,3 millones de euros.