El banco de inversión estadounidense Lehman Brothers está contratando nuevos trabajadores y pagando generosos bonus en su oficina de Londres para evitar la marcha de su personal cualificado.