Los mercados se despiertan con el mazazo de la quiebra de Lehman Brothers sobre la cabeza. Bancos y aseguradoras sufren el golpe y miran de reojo al anuncio de otra operación en el sector bancario: la compra de Merrill Lynch por parte de Bank of América. Ya se sabe, “a rio revuelto…”. Con este panorama en el horizonte, unido a los temores que despierta el último desplome de la aseguradora AIG, el Ibex 35 cede un 3,01 por ciento en la apertura y se coloca en los 11.066 puntos. En el mercado de divisas, el euro recupera terreno de la mano de la desconfianza creada por la quiebra de Lehman, de manera que el cambio euro/ dólar se coloca en las 1,4383 unidades. Mientras, en el de materias primas el futuro del crudo ligero estadounidense se mantiene por debajo de los 100 dólares. Y entre tanto número rojo, destaca este lunes Colonial: se dispara en el continuo porque ha logrado refinanciar su deuda.
Se veía venir, pero ya está aquí. El cuarto banco de inversión en EEUU se declara en quiebra y, aunque ya se consideraba prácticamente inevitable, la noticia tiene y tendrá importantes consecuencias para el sistema financiero del país y de todo el mundo. Por lo pronto, un grupo de 10 bancos internacionales ya ha anunciado un programa de préstamos de 70.000 millones de dólares para hacer frente a la crisis de crédito que amenaza la estabilidad del sistema financiero mundial. Se trata de compañías como Bank of America, Barclays, Deutsche Bank y UBS, entre otros. Cada uno de ellos aportará 7.000 millones de dólares al fondo. Una de estas entidades, Bank of America –segundo banco estadounidense por recursos-, es noticia también porque en medio de toda la crisis que afecta al sector aprovecha y se hace con Merrill Lynch por 44.000 millones de dólares. En concreto pagará 29 dólares por acción, lo que supone una prima de 70 por ciento sobre el precio de la acción de Merrill el viernes. Golpeado por parte de la misma deuda tóxica -mucha de ella relacionada con hipotecas- que tanto daño hizo a los resultados de Lehman, Merrill ha sido duramente lastimado por la crisis de crédito y ha amortizado más de 40.000 millones de dólares a lo largo del último año. Por si esto fuese poco, la aseguradora AIG -la mayor del mundo por valor de mercado- , se desplomaba en la última sesión bursátil de la semana más del 20por ciento, afectada por el temor de los inversores a su elevado grado de exposición a activos vinculados a préstamos hipotecarios. Con estos mimbres, por tanto, el cesto roto y los inversores azuzan con sus órdenes de venta. La banca española castigada “Cuando las barbas de tu vecino veas cortar…” No cabe duda de que las entidades nacionales se acuerdan esta mañana del refrán. La desconfianza por lo que está pasando en el sector bancario de EE.UU. golpea de lleno a los bancos nacionales en bolsa. El BBVA es el más bajista entre los grandes al ceder un 4,22 por ciento, mientras que el Santander en el día en el que la Comisión Europea aprobará la adquisición de Alliance & Leicester por parte del Santander. Entre la banca mediana, el Popularse deja un 4,5 por ciento, más de un 3 Sabadell y Banesto.