Las peticiones iniciales de desempleo aumentaron la semana pasada hasta 333.000, en línea con las previsiones de los expertos. Esto supone un incremento de 5.000 personas con respecto a la cifra revisada de la semana anterior.
En cualquier caso, en el mes de julio el número de estadounidenses que han solicitado subsidios de desempleo ha caído hasta mínimos desde el inicio de la crisis financiera. De media, el número de ciudadanos que solicitaban subsidio cada semana ha caído hasta 335.000.

El número total de personas que reciben subsidios hasta la semana del 20 de julio era de algo más de 4,5 millones de personas. Hace un año eran 5,750 millones.

Para los expertos, estos datos muestran una mejora del mercado laboral estadounidense, sobre todo si se tiene en cuenta que tradicionalmente julio nunca ha sido un buen mes para el empleo en Estados Unidos, ya que es la fecha en la que muchas empresas automovilísticas aprovechan para cerrar.

La Reserva Federal está monitorizando todas las cifras relacionadas con el mercado laboral, ya que será una de las claves que permita iniciar el tapering.