Las peticiones iniciales de subsidios al desempleo en EEUU  subieron en 32.000 durante la semana que terminó el 9 de mayo y se colocaron en 637.000 mientras el consenso de mercado esperaba que alcanzaran las  610.000.