El grupo fabricante de hemoderivado Grifols ha aumentado su plan de inversiones un 14 por ciento, hasta 457 millones, pese a la crisis, ha explicado el vicepresidente de finanzas de la empresa, Alfredo Arroyo, en la junta de accionistas que se ha celebrado hoy en Barcelona. La empresa que cotiza en el Ibex 35 tenía para el período 2008-2012 unas inversiones previstas por el grupo suman 400 millones de euros, según consta en el informe de gestión que se ha entregado hoy a los accionistas. Pero, como ha detallado hoy Arroyo, "la cifra actualizada del plan es 457 millones por la inversión en la compra de un grupo australiano y la adquisición de las oficinas corporativas". Arroyo ha explicado que "la deuda financiera neta del grupo ha pasado de 344 a 446 millones, lo que supone una subida de la misma de un 29%, si bien Arroyo ha destacado que se mantiene un buen equilibrio entre la deuda neta y el EBITDA. "Tenemos más de 300 millones de líneas de crédito disponibles, lo que muestra la confianza de las entidades financieras en nuestro proyecto", ha resaltado.