Las importaciones chinas de vehículos se redujeron el 31,4% interanual en la primera mitad del 2009, después de siete años consecutivos de subidas, debido al impacto de la crisis económica global sobre la demanda. Entre enero y junio de este año, las importaciones de vehículos cayeron hasta las 145.900 unidades, mientras que su valor también se redujo un 27%, hasta los 11.900 millones de dólares (8.258 millones de euros).