Más de 1,4 millones de individuos y empresas en Estados Unidos solicitaron la protección de la bancarrota durante los últimos 12 meses, un incremento del 34,5% frente al año fiscal 2008. La cifra marca el mayor número de quiebras durante el año fiscal del sistema federal de cortes, que culminó el 30 de septiembre, desde que el Código de la Ley de Quiebras fue reestructurado en el 2005, según cifras publicadas el miércoles por la Oficina Administrativa de Cortes de Estados Unidos. Las quiebras de empresas crecieron un 52% en relación a un año antes en medio de la peor crisis financiera desde la Gran Depresión. En el año fiscal 2009, 58.721 compañías se acogieron a la protección de las leyes de bancarrota, lo que se compara con las 38.651 del año fiscal 2008. Empresas de múltiples sectores se vieron afectadas, en tanto las de los segmentos minorista, automotriz y de servicios financieros fueron golpeadas significativamente.