La Comisión Europea reiteró el jueves su 'optimismo' en cuanto a la continuación del 'vigoroso' crecimiento en la Eurozona, tras un nuevo avance del índice de confianza económica en mayo y datos de una inflación estable.
'La economía de la zona euro debería permanecer vigorosa, con índices de crecimiento superiores al potencial este año y el año próximo', declaró el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, en el marco de un foro celebrado en Bruselas. En sus últimas estimaciones, la Comisión Europea apunta a un crecimiento de 2,6% del PIB (Producto Interior Bruto) en la zona euro en 2007, y 2,5% en 2008. El potencial de expansión económica del espacio de moneda única que comparten 13 países de la Unión Europea es del 2%, según los economistas. 'Para el empleo, las perspectivas también son favorables: la zona euro debería crear cuatro millones de empleos en el periodo 2007-08 y el desempleo debería retroceder por debajo del 7%', continuó Almunia. Dos indicadores publicados este jueves por la Comisión confirmaron la continuación de una coyuntura favorable para Europa. La confianza de las empresas y consumidores volvió a aumentar en mayo para alcanzar su nivel más alto desde enero de 2001 (111,9 puntos, contra 111 en abril). En forma paralela, la inflación se mantuvo estable en 1,9% en mayo en la zona euro, según la estimación difundida por la oficina de estadísticas europea Eurostat. El alza de precios al consumidor continúa por lo tanto dentro del objetivo del Banco Central Europeo (BCE) por noveno mes consecutivo. El BCE estima que la estabilidad de los precios está garantizada cuando la inflación permanece por debajo pero cerca del 2%.